Tras el fallecimiento de su marido, Noemí se mudó a la ciudad marroquí de Essaouira para encontrarse a sí misma y poder sobrellevar su proceso de duelo. Allí redescubrió su pasión por el dibujo, que no la ponía en práctica desde que era niña.

El resultado de esa aplicación del arte como terapia llevó a Noemí a  publicar dos libros ilustrados en los que la autora transmite sus sentimientos durante su duelo: “Finestra poètica a Essaouira” i “Tornar“.

Ambas obras se llevaron también a escena para convertirse en espectáculos teatrales. La escenificación de “Finestra poètica a Essaouira” recibe el nombre de “Mil futurs” (“Mil futuros”) dónde la autora transmite el mensaje de que “la vida es, para todos, un continuo aprendizaje”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *